viernes, 21 de mayo de 2010

Mujeres que brillan.

Susana es una señora que por diversos motivos, de vez en cuando por cuestiones laborales, viene a mi trabajo. Es una mujer de 60 y pico de años, profesional y de joven debe haber sido un minón de aquellos, porque ahora, a sus 60 y pico, con sus arrugas, sin cirugías ni botox, es una mujer hermosa.

Nunca tuve mucho trato con ella más que un cordialísimo “hola y chau” pero sé bastante de su vida por lo chusma que es mi jefa. Es una mujer extremadamente agradable y simple, que tiene con qué creérsela de acá a la China porque es una profesional de la ostia y es preciosa, pero es sumamente humilde y tímida así que eso de creérsela no le saldría ni aunque hiciera el esfuerzo. Es también una mina muy sacrificada, pero jamás se va a quejar por nada y nunca, pero nunca la vi sin una sonrisa.

Hace unos meses que vino por última vez y cuando se fue le comenté a mi jefa justamente lo bien que la había visto. Estaba más flaca que lo habitual, lo cual no era muy bueno porque ya es súper chiquitita, pero se había cambiado el look, había cambiado de corte de pelo y de color, estaba toda maquilladita y tenía la sonrisa más marcada que lo habitual, se la veía radiante, hasta más joven. Obviamente, como buenas chusmonas que somos con mi jefa, lo atribuimos a que Susana seguía con su nuevo novio, afortunadamente.

Hoy Susana volvió a la ofician, me la cruce un segundo y la volví a ver preciosa. Me saludó afectuosamente, como siempre, con una sonrisa enorme y un rápido abrazo, y se fue corriendo porque estaba apurada. Cada vez que la veo me pasa lo mismo con esta mujer, me genera mucho cariño, aunque apenas la conozca y me alegra sinceramente verla tan bien.

En cuanto Susana se fue vino me jefa enseguida a contarme: La última vez que yo la había visto tan plena y radiante, venía de darse una sesión de quimio; su nuevo look que le quedaba tan lindo, era una peluca a la que no le habían pegado con su color natural, porque por la quimio y los rayos había perdido todo el pelo, y ahora que se iba corriendo, estaba apurada porque se iba a dar su ultima sesión de rayos.

Me quedé helada, no lo podía creer, pero convencida más que nunca de que la vida es una cuestión de actitud, que aunque cueste y duela horrores, hay que pelearla, siempre! Y que hay casos, como en el de Susana, en que una gran sonrisa y la fuerza necesaria, le pueden ganar hasta a un cáncer y aunque no sea así, aunque no está probado científicamente, por lo menos hay que intentarlo.

8 comentarios:

  1. Hay muchas personas como Susana, que le dan a la vida la posibilidad de quedarse con ellas, porque la vida se queda en uno cuando estamos convencidos de que así es como queremos que sea.
    Tenemos también personas como lo ha sido mi viejo, un luchador permanente, de vivir para la gente que ama, que en vez de darle a la vida la posibilidad de quedarse, la enfrento a diario y un día se dijo a sí mismo, no quiero seguir y partió sin darle un segundo de espera.

    A Susana, mis mejores deseos, para que recupere su buena salud.
    A mi viejo…mis rezos eternos.

    ResponderEliminar
  2. Ufff cuesta entender esas cosas y dejar ir, pero cada cual es dueño de su vida y creo que hay que aprender a respetar esas decisiones, aunque cueste...
    Yo tengo a mi abuela que es como mi vieja para mi, ya está grande y se niega a ir al medico a hacerse el más mínimo control. Me pone loca, la cago a pedos, pero su respuesta es “dejame vivir lo que me queda tranquila, si voy a un medico seguro que algo me encuentra a los 84 años y me va a empezar a volver loca con estudios y análisis. No quiero, prefiero vivir menos pero mejor” Qué le puedo decir? Tiene razón!
    Besos y buen finde!!

    ResponderEliminar
  3. Ufff, definitivamente: Es solo una cuestion de actitud.

    ResponderEliminar
  4. Yo también me quedé helado. Una pena profunda. La cuestión es esa, pelearla como sea.

    ResponderEliminar
  5. Golpea más cuando es un caso real y no un PPS de "la vida es un juego", no?
    Impresionante que tenga esa actitud y muy loable!
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  6. y hay que lucharla como sea feliz fin de semana sol besos

    ResponderEliminar
  7. Cuando leo "pelo corto y con otro color" pense instantaneamente, cancer + peluca.....

    Que tema... lo importante está en la actitud con la cual se lo enfrenta!!

    ResponderEliminar

Diga nomás