jueves, 27 de mayo de 2010

Aviso


Ver como una minita con la mitad de las tetitas al aire, sacando culito y poniendo trompita, intenta ocultar que en realidad es un gato barato y la juega de nenita buena e inocente ante cuanto flaco se cruza, es realmente repulsivo; pero, ver flacos haciéndose los galanes de América y usando términos como “negrita”,  "hermosa",  “chiquitita”  o “gordita”  para dirigirse a esos gatos con barato, lo es mucho más.


11 comentarios:

  1. como hombre, odio más a los flacos que hacen eso. Claramente.

    ResponderEliminar
  2. Ando buscando gente con un perfil para invitarlas a que vean la invitación de mi blog... ¿dónde?
    www.tercerasalida.blogspot.com
    A la espera...
    Juan

    ResponderEliminar
  3. el problema de las adulaciones son los diminutivos.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, el “hermosa” me provocó náuseas pero con el “chiquitita” tuve que salir corriendo a vomitar...

    ResponderEliminar
  5. lo que le falta a este micro relato es el lugar donde esto sucedió.

    ResponderEliminar
  6. En realidad surgió por una cadena de mensajes privados en el Facebook, pero lo padezco todos los martes en mis clases de Salsa

    ResponderEliminar
  7. Todavía que eran realmente mujeres. La descripción da trava y peor los que usan esos cualitativos para con profesionales.

    ResponderEliminar
  8. Me merecen más respeto las profesionales: brindan un servicio a quien pague. Estas son gatos que se regalan a boludos y encima gratis

    ResponderEliminar
  9. los hombres suelen ser muy basicos...

    ResponderEliminar

Diga nomás