miércoles, 8 de septiembre de 2010

Naciones Unidas

Ayer tuve mi amada clase de Tango.  Mientras esperábamos que terminara una clase para empezar la nuestra, me di cuenta que estábamos en el living de la casa de los profesores, charlando y tomando mate, la profesora con sus dos hijitos dando vueltas, un nene de 8 y una beba de 9 meses, dos argentinos (un compañero y yo), un griego, una americana, una francesa y una japonesa; me pareció locamente maravilloso.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. q copado eso!!yo hace tiempo q quiero hacer tango, pero entre la verguenza y q no consigo quien me acompañe creo q va a terminar siendo una cuenta pendiente... U_U

    Saludos!
    El Huevón

    p.d: yo borre el anterior comentario xq no se entendia nada..jajaja

    ResponderEliminar
  3. me imaginé todo muy esa rondita que hacen en afiches, de nenes de todos los lugares, y bailan y bailan en círculo

    ResponderEliminar

Diga nomás