jueves, 17 de junio de 2010

Estoy realmente indignada.

Desde que se empezó a hablar del mundial escuche a mi jefa llenarse la boca diciendo cosas como “Ahora por un mes se va a parar el país, todo el mundo pendiente de los partiditos y nada de laburar”, “Rezo para que sean tres partidos jugados, tres perdidos, así nos volvemos rápido y la gente se pone las pilas porque sino nos vamos a morir de hambre”. Obviamente, la posibilidad de que nos dejaran entrar más tarde, cuando terminara el partido, no existía, y cuando el idiota del marido (¿qué otra cosa podría tener al lado este tipo de mina más que un idiota que lo único que sabe hacer en su vida es decirle a todo que sí?) le sugirió traer un televisor para que podamos ver el partido, lo sacó recontra re cagando al grito de “no me pienso sumar a la pavada popular, si el partido es en horario laboral, lo lamento. Al final la única que labura acá soy yo

Mis compañeros y yo vinimos a trabajar como siempre, laburamos como siempre aunque escuchando la radio pero la señora llegó a las 10:30, después de que terminó el partido, por supuesto, y sin ningún tipo de reparo ni descaro vino a hacerme comentarios sobre el resultado con una sonrisa de oreja a oreja. Estaba tan pero tan segura que iba a pasar esto...

En otros momentos hubiera tratado de disimular mi indignación y le hubiera seguido la corriente, pero la verdad es que a esta altura de mi vida, no tengo más ganas de hacerme la boluda, así que con mi mejor cara de orto me limite a responderle con monosílabos y seguir laburando, al fin y al cabo para eso me pagan.

Estoy harta de los falsos discursos, de las apariencias cool. Hubiera preferido que hubiera estado aturdiéndome con vuvuzelas desde el viernes pasado, que viniera a laburar con la cara pintada de celeste y blanco y que después del partido no viniera a trabajar y se fuera en pelotas a festejar al Obelisco. Les juro que en ese caso me hubiera quedado haciendo horas extras gratis para hacer el laburo que ella no hubiese hecho. O que siguiera con su postura y viniera acá a las 8:30 para corroborar que todos hubiésemos venido y que ni siquiera nos dejase escucharlo por radio, pero esta actitud hipócrita, no la soporto.

Es lo mismo que los que dicen “yo no tengo ningún problema con los homosexuales, por mi que hagan lo que quieran, es su vida, yo no discrimino” pero después cuando te cuentan algo de alguien, aunque no tenga absolutamente nada que ver, en el medio de su relato acotan el “si, porque es gay”.

¿Tan difícil es tener una idea o una ideología y ser coherente con ella? Creo que no ser capaz de hacer eso, además de mostrarnos ante el mundo como unos hipócritas y unos pelotudos, nos hace perdernos a nosotros mismos. ¿Cómo voy a esperar sinceridad de la gente cuando ni siquiera pueden ser sinceros con ellos mismo? Que ingenua! Me siento tan boluda a veces...

No importa si sos peronista, radical, menemista, kirchnerista, puto, tortilleta, heterosexual, católico, judío, ateo, vago, responsable, optimista, pesimista, racista, no racista, alegre o amargado, respeto tu actitud, tus decisiones y tus opiniones aunque no este de acuerdo, pero si pretendés que te respete, se coherente con ellas.

20 comentarios:

  1. Como odio esas actitudes.... yo aca dije "yo vengo cuando me levante no voy a venir a las 8 y estar al pedo mirando un partido" .... no me dijeron nada...

    El martes qeu viene me voy derecho a mi casa y que la chupen

    ResponderEliminar
  2. UUHHH... y porque no le dijiste que vos no pudiste ver el partido porque no tienen tv ahi... yo se lo hubiera dicho!...

    de hecho... mi situacion laboral pende de un hilo no por el mundial pero si por no estar de acuerdo con ese doble discurso pelotudo que tienen los jefes que no saben ser jefes!

    ResponderEliminar
  3. Porque la verdad que me chupaba un huevo ver el partido o no, de hecho el del sábado no lo vi, lo que me molesta es la actitud de ella, y por otro lado también quiero cuidar mi laburo. Contestarle eso no me serviría de nada más que para generar un ambiente de hostilidad insoportable y me conoce demasiado, no hace falta que le diga nada, sabe perfectamente el por qué de mi cara de orto y actitud indiferente.

    ResponderEliminar
  4. Cuestionario de un empleado:

    Pregunta1: cuanto incide en su vida la reacción de un Jefe/Jefa ante el mundial.
    Pregunta 2: cual es la respuesta de un Jefe/Jefa ante los planteos de un empleado.
    Pregunta 3: cuanto significa un Jefe/Jefa en nuestras emociones personales.

    Respuesta 1: Absolutamente nada.
    Respuesta 2: Un Jefe/Jefa siempre está en desacuerdo con cualquier planteo de sus empleados, porque los Jefes creen que lo saben todo. (Obviamente están equivocados)
    Respuesta 3: No tiene ningún efecto.

    ResponderEliminar
  5. Que suerte que no te afecte a nivel personal tu relación con tus jefes! Yo soy medio boludona, de una manera u otra, todos los que me rodean terminan afectando mis emociones personales

    ResponderEliminar
  6. Que suerte, quiere decir que tienes buena relación con tu Jefa, entonces si te afecta tanto, no la critiques.
    Siempre es bueno recordar que un Jefe piensa en sus propios intereses.

    ResponderEliminar
  7. Que onda? Sos un jefe que tomó la misma actitud con sus empleados que mi jefa? Y encima ahora pierde tiempo leyendo blogs mientras sus empleados laburan? Jajaja
    No entendiste nada. Critico su actitud hipócrita que en este caso está ejemplificada en algo que hizo ella, pero la criticaría de cualquiera.

    ResponderEliminar
  8. Leer tu blog es un placer, escribas el tema que escribas, siempre es un placer. Pierdo el tiempo cuando por diversas razones, no te puedo leer y entonces me doy cuenta que aquí me siento muy cuidado.

    ResponderEliminar
  9. Queres ver los partidos en una PC?
    Cagala con eso: http://www.edicion10.com/

    No falla, no se corta, es genial. si estas en una pc, lo pones y cuando viene cerrás la ventana. Cuando se da vuelta lo ves igual. Que la chupe.

    ResponderEliminar
  10. Gran dato, gran dato! Lo voy a tener en cuenta para los próximos partidos, pero me hubiera sido más útil a las 8:30 de la mañana... jajajajaja gracias!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Sol & Rock!!!!

    Soleadas tardes amiga.

    ResponderEliminar
  12. Me recuerda a una jefa que tuve... hasta puedo verle la cara sonriente... nunca me irritó tanto una persona... será porque no podía contestarle todo lo que quería por mi condición de "empleada que necesita el laburo"... espero que no sea la misma....!!!

    Che... leete el último comentario del anónimo... está interesante... yo que vos averiguaría quién es... jaja

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  13. Gente así abunda, lamentablemente.
    El doble discurso, la hipocresía, el has lo que yo digo pero no lo que yo hago es moneda corriente...

    ResponderEliminar
  14. No me puedo quejar (tanto) de mi jefa, pero como toda persona, tiene sus pros y sus contras.
    PEro en cualquier caso, siempre hay que buscar mejores condiciones laborales, sea por lo humano, lo económico y/o lo profesional.
    Hay que ponerse a buscar y animarse al cambio, querida Sol!

    ResponderEliminar
  15. Reina: no tuve buenas experiencias con los anónimos así que prefiero no indagar demasiado.

    AS: cambiar de laburo es uno de mis planes, pero primero está recibirme e irme a vivir sola, ya voy a tener tiempo para buscarme un laburo donde tenga que trabajar poco y me paguen mucho… jajajjaa

    Saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  16. Antes escribí que leer tu blog es un placer. Ahora que percibí tu perfume, me dí cuenta que el placer está en ti.

    ResponderEliminar
  17. Brindo por la unificación de las rectas del discurso y la acción que, en muchos casos, son paralelas.

    Esta porque es tu jefa, pero sino hay que optar por no escuchar. O, al menos, no creer. "El hombre es lo que hace" decía Sartre.

    saludos!

    ResponderEliminar
  18. m... la hipocresia... mala compañia.

    ResponderEliminar

Diga nomás