viernes, 16 de julio de 2010

Mis sinceras disculpas.

De mi consideración:

Comprendo que habiendo hecho un pequeñísimo seguimiento de mi actividad facebookera, vuestro departamento de marketing debe haber percibido que tengo una especie de adicción a adherirme a todo tipo de grupos pelotudos, por lo cual me convierto en un blanco fácil para promocionar el producto que Uds. comercializan. Pero, aunque me saturen la casilla de mails con publicidades colmadas con muñequitos simpaticones, no puedo sumarme a este grupo; tengo una imagen que mantener y a mi mamá como amiga en el Facebook.

Ansiando comprendan mi situación y sepan disculpar mi ausencia, me despido cordialmente.

Sol.

12 comentarios:

  1. el unico grupo razonable:
    SOCIEDAD DE HEREJES POSEIDOS

    buscalos.... estan!

    ResponderEliminar
  2. El amigo ya está en facebook jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Yo me uniría también pero, al igual que vos, tengo una imagen que mantener.

    No puedo ser amigo del amigo en Facebook.

    ResponderEliminar
  4. Y compañeros son los huevos como dijo el general...
    Es medio patético, se acabo la imaginación.
    La iglesia diria "Ohhh seguro que la idea fue de alguien adoptado por padres gays..."

    ResponderEliminar
  5. Quiero creer que la vestimenta de básquet no tiene nada que ver con "embocarla" o "hacerla pasar por aro". ¿Es un mensaje subliminal?

    En momentos como etos, agradezco no tener Facebook.

    ResponderEliminar
  6. Mariano sos un groso nunca se me hubiera ocurrido!!

    ResponderEliminar
  7. Che, ¿facebook hay sólo idioteces?

    ResponderEliminar
  8. Sí Ian, descontando algún que otro jueguito entretenido no sirve para mucho, por eso me gusta: es un recreo mental :p

    ResponderEliminar
  9. Humor sutil el de tulipán... Entre Yayo y Corona.

    ResponderEliminar

Diga nomás